Relato de un defensor de GMadrid Natación en tierras extremeñas

Relato de un defensor de GMadrid Natación en tierras extremeñas

“Gutiérrez Pescarmona, M. E., de GMadrid, calle 7”: fue la primera llamada en la cámara de salida que me remontó a cerca de 20 años atrás. Eran nervios que no se sentían hace mucho tiempo, desde tiempos en que competía a nivel sudamericano. Nervios buenos por un lado al estar nadando en series finales de mi categoría en pruebas de espalda en los Campeonatos de España Masters y malos por otro lado por la incertidumbre de cómo iba a representar a mi club!

 

Habiendo llegado a Badajoz un día miércoles por la tarde después de 5h30 de viaje con una chica alemana muy maja llamada Jana, me retiré a mi hostal a descansar un rato y luego hice la ruta para llegar a la piscina. Luego de cenar con Jana y sus amigos, me fui a dormir para estar en pie temprano al día siguiente que empezaba la competición.

 

Jueves, 29 de Junio de 2017

 

Despertándome a eso de las 8am, emprendí rumbo a la piscina de la Granadilla. Llegué a eso de las 9am a una piscina de 50m al aire libre en la que habían tres personas calentando en un agua gélida (me encanta la ironía). Me acredité y luego me fui a cambiar para entrar yo también al agua que aún no tenía idea que estaba congelada. Estar preparado con antelación siempre ayuda a calmar un poco los nervios. Una vez calentando, ensayé salidas, virajes y solté. Mi brazo seguía dolorido, pero no iba a ser un impedimento. No ahora. Al pasar el rato calentando, gradualmente la piscina y las gradas se iban llenando de gente. Un sol constante del que había que escapar vigilaba la competición. Me escondí en la sombra esperando a que me llegara la hora. Ya había visto las series y me tocaba nadar el 50 espalda en la serie final de mi categoría. Me faltaba algo… la compañía de mis hermanos del club, mi entrenador y de mi familia! NO! No me faltaba! Ellos estuvieron todo el rato pendientes de lo que iba haciendo en Badajoz. Ellos estaban siguiendo el desarrollo de la competición un día jueves! No puedo fallarles! Los asistentes seguían aumentando durante el lapso de tiempo hasta mi prueba y como muy bien dijo Gallar hoy, “Mucho machoalfismo”. Aún así, se sentía un ambiente concurrido, deportivo y se notaba que eran los Campeonatos de España Masters. Asímismo, vi a varios miembros de clubes de Madrid: Halegatos, Canoe, Master Madrid, Alcobendas, etc.

 

“Gutiérrez Pescarmona, M. E., de GMadrid, calle 7” cerca de las 3pm: había llegado la hora. Los pitidos para indicar la entrada al agua paralizaron toda emoción. No era momento de estar nervioso, era momento de destrozar. “Preparados… BEEP”. No recuerdo mucho de esa prueba de 50 espalda, excepto dos cosas: 1) el deseo de hacerlo bien por la gente que me había confiado la representación en el Campeonato y 2) un inicio de calambre en el pie derecho que me forzó a ralentizar. Los 32 segundos con 24 centésimas colocaron a GMadrid en un 4to puesto. Si bien, un puesto menos no hubiese estado mal, bajé mi marca a pesar de no salir en ambulancia de la piscina. Después de mi prueba, Arantxa, mis padres y todos mis compañeros de equipo estaban preguntando por cómo me fue! Posterior a contarles los pormenores de la experiencia, me fui a almorzar y me quedé un rato mirando otras pruebas. De repente una ventisca se llevó el tablero de los tiempos y lo tumbó dentro de una de las otras piscinas! Felizmente no le cayó encima a nadie. Luego de eso volví al hostal a descansar. A la noche, cena, un Nestea con unos amigos muy majos de Víctor e inmediatamente a dormir que al día siguiente se nadaba el 200 espalda.

 

Viernes, 30 de Junio de 2017

 

Ese día nadaba más temprano y había mucha más gente en el complejo. A pesar de nadar más temprano, llegué más tarde a la piscina para evitar el sol. Aún así quedaba mucho rato hasta la prueba. Escondido del sol, nuevamente me concentré y hablaba por Whatsapp con Arantxa, mis padres, Dani y los compañeros de equipo. Sin embargo, ese día había una diferencia: me podían ver! Medio arreglaron la transmisión en directo y estaban viendo las pruebas. Ese día me bajaron los nervios porque no me tocaba nadar en la serie final de mi categoría del 200 espalda, pero la semana anterior en el Open de Madrid, había ya hecho un tiempo más bajo que el de inscripción.

 

Hacia las 14.15, serie 8 del 200 espalda: “Gutiérrez Pescarmona, M. E. de GMadrid, calle 5”. Debo reconocer que ese 200 estaba bastante pensado con antelación y había aprendido del que nadé la semana anterior. Pitidos, “Preparados… BEEP”. Primer 50: logro ver a todos mis adversarios, lo que me da tranquilidad y significa que voy adelante. Segundo 50: Mantengo la velocidad y ningún rival se acerca. A duras penas, logro distinguir 1’15”7 de tiempo de pase. Eso es muy bueno! La semana anterior había pasado en 1’18”. Tercer 50: Me sentí sólido en ese tramo considerando el cansancio que se acumula en el 200. La brecha con mis adversarios se mantuvo. Último 50: Ya me conocen… pasados los 10 metros del último viraje empecé a aumentar exponencialmente mi ritmo de brazos y a nadar “bruto” como dice Dani 😛 (casi dupliqué la distancia al segundo puesto en ese último 50). 2’34”64 – considerando un 2’36”4 la semana anterior… nada mal. El 200 espalda le consiguió un 5to puesto a GMadrid.

 

Al salir del agua, evidentemente lo primero que hice fue entrar al móvil para contarles a todos, pero… ya lo habían visto! Qué impresionado y halagado me sentí al ver los comentarios de todos por el Whatsapp sobre el 200 espalda! Casi se creería que vieron la transmisión antes de que nadase la prueba… Misma dinámica que el día anterior: Almuerzo y luego al hostal a descansar. A la hora de cena exploré unos sitios de Badajoz también recomendados por Víctor (el salvador de Badajoz). Joer, que se come bien en Badajoz. Después de cena, a la cama.

 

Sábado, 1 de Julio de 2017

 

FELIZ DIA DEL ORGULLO, EQUIPO!!! Tercera fecha del Campeonato y el día de mi última participación: 100 espalda. Ese día llegué mucho más cerca de la hora y me cambié de inmediato para ir a calentar y luego a la pre-cámara de salida. Nuevamente, al igual que en el primer día me tocaba participar en la serie final de mi categoría en la prueba, la serie 12. Cómo me pone nervioso eso de estar en una serie de final. Mi última participación… ojalá salga bien. Conversé con Rochi sobre los nervios que tenía y ella me tranquilizó. Me quedé evadiendo al sol hasta que fue hora de dirigirse a la pre-cámara de salida.

Una vez ahí, el habitual “Gutiérrez Pescarmona, M. E. de GMadrid, calle 8” se hizo escuchar. Me reaparecieron los nervios… Pitidos, “Preparados… BEEP”. Al salir del agua, podía divisar a algunos adversarios distantes, y al de la calle 7 lo tenía controlado. Intenté hacer un sprint de 100 metros. Durante los primeros 50 me sentí bien (pasé en 33”6, pero eso no lo sabía en ese momento) y tenía a raya a algunos adversarios e iba cerca de otros. Al pasar los 50, inicié mi tradicional aceleración. Dicha aceleración me duró hasta 20 metros antes de llegar en que primero choqué con la corchera a mi derecha y luego a los 10 metros de llegar me dio un bajón en que el cuerpo ya no me respondía a pesar de que le pidiese más velocidad. 1’10”51… más de un segundo adicional a lo que había hecho la semana pasada en el Open de Madrid. Qué rabia! Además con ese tiempo del Open, quedaba 4to en la clasificación del 100. Finalmente, ese 100 nos reportó a GMadrid un 6to puesto. Cabe mencionar que de esta prueba sí salí mal: el juez que estaba en el borde de la piscina me dijo que respirara y me preguntó si estaba bien. Luego, después de cambiarme, casi me estrello contra una columna al perder el equilibrio en los vestuarios a lo que un caballero miró preocupado y me preguntó si estaba bien. Al menos, tuve la satisfacción de haberlo dado todo en ese 100 a pesar de haber subido un segundo en el tiempo. Al igual que en las pruebas anteriores, inmediatamente después me fui al móvil a comentar el resultado de la prueba.

 

Habiendo terminado mi participación en el Campeonato, me retiré de la Granadilla para dar lugar a una tarde de locura y desenfreno… gastronómico! Qué estaban pensando? Mal pensados! Además, hice un poco de turismo por Badajoz para volver al día siguiente a Madrid.

 

Bottom line

 

La experiencia de volver a competir a alto nivel es algo que no se puede describir en un texto y debe experimentarse. Agradezco a todos mis compañeros de equipo la confianza que depositaron en mi para representarnos en el Campeonato, su preocupación, sus ánimos, su presencia, su ser. Fue para mi un honor poder escuchar “de GMadrid” tres veces en la cámara de salida de un Campeonato de España Masters por primera vez en la historia. Me encantaría que más de nosotros podamos vivir esa experiencia juntos en un futuro. A todos Uds., gracias! Espero poder entregarles más y mejor natación (espalda!) al nivel que Uds. se merecen: los quiero un huevo a todos y cada uno de Uds. Nos vemos en agosto… Espera… agosto? Mwahahahaha… Cómo me encanta dejar cliffhangers 🙂

2017-09-28T10:48:04+00:00 julio 9th, 2017|NATACIÓN|